Camarón Fantasma

El camarón fantasma, también conocido como camarón cristal, habitan en los fondos de los ríos con aguas bastante oxigenadas, pero encontrándose principalmente en la vegetación que crece en las orillas de los riachuelos. Estos invertebrados son originarios de Asia y de aquellas zonas costeras donde son criados con fines gastronómicos.

Los camarones fantasma, o camarones cristal, tienen el cuerpo en forma cilíndrica un poco curvado hacia abajo, como cualquier otro animal perteneciente al orden de los decapodas. Como su nombre lo indican, son casi transparentes, pero esta característica depende principalmente del tipo de alimentación que tengan y de la calidad de lagua, ya que pueden tornarse marrones, verdes y hasta azules.

Pueden alcanzar entre los 5 y 10 centímetros de longitud y tienen una expectativa de vida de hasta dos años, más o menos, dependiendo de las condiciones en las que los tengamos. Es importante destacar que la temperatura del agua donde habiten estos animales, deberá encontrarse entre los 22 y 28 grados centígrados, tener un pH entre los 6,5 y 7,5, y una dureza entre los 7 y los 15.

En cuanto a la alimentación, los camarones cristal, no son excesivamente exigentes con el alimento, por lo que pueden tomar con gran facilidad la comida que se le da a los peces, ya sea en escamas, pastillas de fondo o papillas o alimentos similares. Estos animales cuentan con un excelente olfato por lo que detectarán el alimento de manera inmediata siendo los primeros en acercarse a la comida.

Es importante destacar, que estos camarones pueden llegar a alimentarse de alevines y larvas de algunos peces, y aunque tratemos separar loas alevines en una especie de paridera, los camarones encontrarán la manera de entrar en ella y devorarlos, por lo que es importante separar los camarones directamente en otro acuario.


Escribe un comentario