CO2 para acuarios

Espectaculares plantas submarinas rojas

El CO2 para acuarios es un tema con mucha miga y solo recomendable para los acuaristas más exigentes, ya que añadir CO2 a nuestro acuario puede afectar no solo a nuestras plantas (para bien o para mal) sino también a los peces.

En este artículo hablaremos en profundidad sobre para qué sirve el CO2 para acuarios, cómo son los kits, cómo calcular la cantidad de CO2 que necesitamos… Y, además, por si te apetece profundizar en el tema, también te recomendamos este artículo sobre CO2 casero para acuarios.

Para qué sirve el CO2 en acuarios

Plantas bajo el agua

El CO2 es uno de los elementos más básicos de los acuarios plantados, ya que sin este tus plantas morirían o, como mínimo, enfermarían. Es un elemento esencial que se usa en la fotosíntesis, durante la cual se combina el CO2 con el agua y la luz del sol para que la planta crezca. De rebote, esta desecha oxígeno, otro elemento básico para asegurar la supervivencia y la buena salud de tu acuario.

En un ambiente artificial como un acuario, tenemos que proporcionar a nuestras plantas los nutrientes que necesitan o no se desarrollarán de manera correcta. Por eso, el CO2, que en la naturaleza normalmente las plantas consiguen del barro del suelo y de otras plantas en descomposición, no es un elemento que abunde en los acuarios.

¿Cómo sabemos si nuestro acuario va a necesitar CO2? Como veremos a continuación, depende mucho de la cantidad de luz que reciba el acuario: a más luz, más necesidad de CO2 necesitarán tus plantas.

Cómo son los kits de CO2 para acuario

El CO2 es vital para la salud de tus plantas

Existen varias maneras de introducir CO2 en el agua de tu acuario. Aunque existen un par de maneras sencillas, de las que hablaremos más adelantes, lo más eficiente es tener un kit que vaya añadiendo carbono al agua de manera regular.

Contenido de los kits

Sin duda, la opción más recomendada por los acuaristas son los kits de CO2, que van produciendo este gas de manera regular, de manera que es posible calibrar con más precisión cuánto CO2 entra en el acuario, algo que agradecerán tus plantas y peces. Estos equipos constan de:

  • Botella de CO2. Es precisamente eso, una botella en la que se encuentra el gas. Mientras más grande sea, más te durará (lógico). Cuando se termina hay que rellenarla, por ejemplo, con una bombona de CO2. Algunas tiendas también te ofrecen este servicio.
  • Regulador. El regulador sirve para, como su nombre indica, regular la presión de la botella donde está el CO2, es decir, rebajarla para que sea más manejable.
  • Difusor. El difusor “rompe” las burbujas de CO2 justo antes que entren en el acuario hasta que forman una finísima niebla, así se distribuyen mejor en todo el acuario. Es muy recomendable que pongas esta pieza a la salida del agua limpia del filtro, que esparcirá el CO2 por todo el acuario.
  • Tubo resistente al CO2. Este tubo conecta el regulador con el difusor, Aunque no parece importante, en realidad lo es, y no puedes usar cualquiera, ya que tienes que asegurarte que es resistente al CO2.
  • Solenoide. Además de tener un nombre chulísimo que comparte título con una novela de Mircea Cartarescu, los solenoides son unos aparatitos de lo más útil, ya que se encargan de cerrar la válvula que da paso al CO2 cuando ya no hay horas de luz (durante la noche las plantas no necesitan CO2 ya que no hacen la fotosíntesis). Necesitan un temporizador para funcionar. A veces los solenoides (o los temporizadores para estos) no van incluidos en los kits de CO2 para acuarios, con lo que es muy recomendable que te asegures de que lo incluyen si te interesa tener uno.
  • Contador de burbujas. Aunque no es imprescindible, te permite controlar mucho más eficazmente la cantidad de CO2 que entra en el acuario, ya que hace precisamente eso, contar las burbujas.
  • Comprobador de goteo. Esta especie de frasco, tampoco incluido en algunos kits, comprueba e indica la cantidad de CO2 que contiene tu acuario. La mayoría tienen un líquido que cambia de color según la concentración sea baja, correcta o elevada.

Cuánto dura una botella de CO2 para acuarios

Mejor que no tengas peces a la hora de hacer pruebas con los niveles de CO2

La verdad es que es algo complicado afirmar con seguridad cuánto dura una botella de CO2, ya que dependerá de la cantidad que eches en el acuario, así como de la frecuencia, la capacidad… no obstante, se considera que una botella de unos dos litros puede durar entre dos y cinco meses.

Cómo medir la cantidad de CO2 del acuario

Un precioso fondo plantado marino

La verdad es que no es nada fácil calcular el porcentaje de CO2 que necesita nuestro acuario, ya que depende de múltiples factores. Por suerte, a ciencia y la tecnología están ahí para sacarnos, una vez más, las castañas del fuego. No obstante, para que te hagas una idea, hablaremos de los dos métodos.

Método manual

En primer lugar, vamos a enseñarte el método manual para calcular cuánto CO2 necesita tu acuario. Recuerda que, como hemos dicho, la proporción necesaria dependerá de varios factores, por ejemplo, la capacidad del acuario, el número de plantas que tengas plantadas, el agua que se va procesando…

Primero tendrás que calcular el pH y la dureza del agua para saber el porcentaje de CO2 que hay en el agua de tu acuario. Así sabrás qué porcentaje de CO2 necesita tu acuario en particular. Puedes encontrar tests para calcular estos valores en tiendas especializadas. Se recomienda que el porcentaje de CO2 sea entre 20-25 ml por litro.

Después tendrás que añadir el CO2 que necesite el agua del acuario (si se produce el caso, claro). Para ello, calcula que son unas diez burbujas de CO2 por minuto por cada 100 litros de agua.

Método automático

Sin duda este es el método más cómodo para calcular si la cantidad de CO2 presente en nuestro acuario es correcta o no. Para ello necesitaremos un comprobador, una especie de frasco de cristal (que se pega con una ventosa y que tiene forma de campana o de burbuja) con un líquido dentro que usa diferentes colores para informar sobre la cantidad de CO2 presente en el agua. Normalmente los colores para indicarlo son siempre los mismos: azul para un nivel bajo, amarillo para el alto y verde para el ideal.

Algunos de estos tests te pedirán que mezcles agua del acuario en la solución, mientras que en otros no será necesario. En todo caso, sigue siempre las instrucciones del fabricante para evitar sustos.

Consejos

Mientras más se mueva el agua de la superficie, más CO2 necesitarás

El tema del CO2 en los acuarios es bastante complicado, ya que requiere paciencia, un buen kit e incluso mucha suerte. Por eso te hemos preparado una lista de consejos que puedes tener en cuenta a la hora de adentrarte en este mundo:

  • Nunca pongas mucho CO2 de golpe. Es mucho mejor empezar lentamente e ir subiendo los niveles de carbono poco a poco, hasta llegar al porcentaje deseado.
  • Ten en cuenta que, mientras más se mueva el agua (a causa del filtro, por ejemplo) más CO2 necesitarás, ya que este se alejará antes del agua del acuario.
  • Seguramente tendrás que hacer varias pruebas con el agua de tu acuario hasta encontrar la proporción de CO2 ideal para este. Por eso, es muy recomendable que lleves a cabo estas pruebas sin que aún no haya peces, así evitarás ponerlos en peligro.
  • Finalmente, si quieres ahorrar un poco de CO2, apaga el sistema una hora antes de que se apaguen las luces o de que anochezca, quedará suficiente para tus plantas y no lo malgastarás.

¿Hay algún sustituto del CO2 en acuarios?

Las plantas crecen contentas con un buen nivel de CO2

Como decíamos antes, la opción de los kits para fabricar CO2 casero es lo más aconsejable para las plantas de tu acuario, sin embargo, por ser una opción algo cara y difícil, no siempre es lo más adecuado para todo el mundo. Como substitutos, podemos encontrar los líquidos y las pastillas:

Líquidos

La manera más sencilla de añadir CO2 a tu acuario es haciéndolo de manera líquida. Las botellas con este producto consisten simplemente en eso, una cantidad de carbono (que normalmente se mide con el tapón de la botella) en forma de líquido que tendrás que añadir al agua de tu acuario cada cierto tiempo. No obstante, no es una manera muy segura, ya que la concentración de CO2, aunque se disuelve en el agua, a veces no es esparce de manera uniforme. Además, hay quien afirma que ha sido perjudicial para sus peces.

Pastillas

Las pastillas también pueden requerir un equipamiento a parte, ya que, si se echan directamente en el acuario, se deshacen un momento en vez de hacerlo poco a poco, de manera que resultan del todo inútiles para las plantas y dejan posos que pueden quedarse durante días en el fondo. Sin embargo, hay opciones más sencillas en las que simplemente se hecha el producto en el agua, no obstante, es posible que no se deshagan bien.

El CO2 para acuarios es un tema complicado para el que son necesarios kits e incluso matemáticas para encontrar la proporción ideal y que nuestras plantas crezcan llenas de salud. Dinos, ¿tienes un acuario plantado? ¿Qué haces tu en estos casos? ¿Eres más fan de los generadores caseros de CO2 o prefieres el líquido o las pastillas?

Fuentes: AquariumGardens, Dennerle


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.