Elementos decorativos: Rocas y piedras en el acuario

elementos decorativos

Los elementos decorativos, como pueden ser las rocas y las piedras, deben agradar a la vista y resultar adecuados para los peces.

La finalidad es reproducir un medioambiente agradable y evitar que los elementos decorativos no sean obstáculos para el libre desplazamiento de los peces. No debemos olvidar que los objetos deben adecuarse a las dimensiones del acuario y al tamaño de sus habitantes.


Entre las rocas y piedras que se adecuan al acuario con funciones decorativas encontramos, en primer lugar, los guijarros, que usados con discreción y adecuadamente distribuidos resultan sumamente agradables a la vista y actúan como elementos de retención.

También es posible utilizar trozos de las rocas de tipo silíceo que forman parte de los acantilados en ciertas zonas del litoral marítimo, ya que sus variadas formas resultan muy agradables y las cavidades que frecuentemente presentan no se constituyen en depósitos de desperdicios y tampoco representan peligro alguno para los peces.

Las rocas volcánicas, son muy populares pero dada su porosidad es posible que en ellas se acumule suciedad, que será eliminada simplemente retirando la roca del acuario y procediendo a su limpieza con agua.
Se debe evitar aquellas rocas y piedras con un elevado contenido metálico o las calizas bancas, ya que estas contribuirán a la alteración de la neutralidad del medio acuático.

Otras rocas decorativas pueden ser la piedra de afilar roja, la fluorita, las maderas salificadas, e cuarzo y los esquistos. También es posible combinar belleza con la funcionalidad incorporando trozos de pizarra, ya que al tiempo que actúan como elementos de retención, resultan muy agradables para la vista.

Cuando se incorporen piedras de tamaño grande, es recomendable que reposen sobre piedras de menor tamaño con el fin de que quede un espacio entre la piedra grande y el suelo del acuario. Esto facilitará la circulación del agua y contribuirá a que no se acumulen detritus en exceso, facilitando la limpieza del acuario.

No se recomienda utilizar conchas marinas cuyas asperezas pueden herir a los peces, especialmente a los de agua dulce que no están acostumbrados a la presencia de estos elementos en su hábitat.


Escribe un comentario