Hidropesía

la hidropesía es una enfermedad que puede provocar la muerte

Aunque nosotros vemos a nuestros peces en el acuario, generalmente protegidos, alejados de agentes externos, de posibles depredadores, etc. También pueden enfermar. Ante la enfermedad de un pez, lo principal es reconocerlo para poder actuar cuanto antes. Debemos pensar que si la enfermedad es contagiosa, estaremos poniendo en peligro al resto de peces.

En este caso, vamos a hablar sobre la hidropesía en los peces. Desde qué es, hasta cómo tratarla, pasando por los síntomas y cómo reconocerla y actuar. ¿Quieres saber más sobre esta enfermedad?

Qué es la hidropesía

la hidropesía es la retención de líquidos en los peces

Al igual que ocurre en los seres humanos, la hidropesía es una enfermedad basada en la retención de líquidos en el cuerpo. Esta retención se produce por alguna serie de problemas en el organismo del pez. Por lo general, los problemas que derivan la retención de líquidos suelen ser fallos en el funcionamiento de los riñones o algún problema en el intestino. Esto hace que los peces no puedan hacer sus necesidades básicas y empiecen a retener líquidos.

Esta enfermedad también puede ser causada por virus, bacterias, mala dieta, algún parásito interno o, por lo general, una mala calidad del agua de la pecera (si el agua contiene grandes cantidades de amonio).

Cómo identificar la hidropesía

Diferencia entre un pez normal y un pez con hidropesía

Para poder identificar si nuestro pez padece esta enfermedad tenemos que observarlo bien. Los síntomas más visibles son el hinchamiento del estómago o alrededor de los ojos. Si la hidropesía continua, las escamas comienzan a separarse del cuerpo, ya que está cada vez más hinchado.

El pez puede tener hemorragias internas y perder su control sobre la flotabilidad, es decir, puede que observemos que comienza a nadar boca abajo, de lado, etc. Si vemos que el pez comienza a nadar así o tienes las escamas muy separadas del cuerpo, ya no podrá ser tratado.

Causas de la hidropesía

Cuando un pez tiene hidropesía las escamas comienzan a separarse de su cuerpo

Esta enfermedad puede ser causada por diversas razones. Como se ha mencionado antes, puede suceder por una mala alimentación del pez, mala calidad del agua y otras razones.

En cuanto a las bacterias que provocan la hidropesía nos encontramos con Aeromonas sp y Mycobacterium. También puede ser causada por algún tipo de virus o parásitos como sp., Lernaea cyprinacea, Oodinium sp. El Argulus sp. puede tener en su intestino diferentes agentes patógenos que pueden introducir a los peces mediante su picadura.

Especies susceptibles a padecer hidropesía

vientre hinchado de un pez con hidropesía

Existe peces que son más vulnerables antes diversos tipos de enfermedades, bacterias y virus. Si el agua en el que se encuentran los peces tiene una buena calidad, éstos podrán resistirse mejor a los agentes infecciosos que si el agua no está en buen estado.

La alimentación es bastante importante en relación a esta enfermedad, si no remojamos la comida bien (al menos 5 minutos antes de dársela) se hincha en el estomago del pez y puede provocar graves problemas de oclusión intestinal desencadenando consecuencias como la hidropesía.

Aunque todos los tipos de peces pueden padecer hidropesía hay especies que tienen tendencia a sufrir esta enfermedad: Betta splendens, Trichogaster trichopterus, Colisa lalia, Helostoma temmincki, Macropodus concolor, Carassius auratus y variedades (Oranda, Cabeza de León, Red cup, Burbujas, Telescópicos, etc…), Ciprinus carpio (Kois), Mollynesias, Guppys y algunos Cíclidos.

Tratamiento para la hidropesía

Para evitar posibles contagios o que afecte a otros peces, tenemos que separar el pez enfermo del resto de peces. Lo más óptimo es que el pez enfermo se vaya a otro acuario donde pueda recuperarse solo.

Lo principal para que el pez se pueda curar con éxito es tratarlo cuanto antes, puesto que si la enfermedad está muy avanzada, no será posible su cura. Realizando cambios de agua del 10% diariamente, para evitar los problemas de nitritos, nitratos, amonio o acumulación de medicamentos en el agua, podremos prevenir también que exista retención de líquidos en el pez.

Si el problema de la enfermedad deriva de los intestinos, nuestro pez no podrá realizar sus necesidades. Para ayudar al pez a curarse, debemos dejarlo ayunar 2 o 3 días, alimentándolo muy poco y dejarlo ayunar nuevamente. De esta forma, podrá regular su tránsito intestinal y de nuevo comenzar a expulsar sus residuos.

Para alimentarlos bien y evitar que continúen los problemas de retención de líquidos, es muy bueno darles de comer guisantes hervidos y sin piel.

Si queremos resultados más rápidos podemos suministrarle una combinación de antibióticos de amplio espectro con antinflamatorios, metronidazol (250 mg por cada 25-30 litros) y prednisona (5 mg por cada 5 litros).

Si el pez sobrevive a todo esto, y has utilizado prednisona en el tratamiento. Realiza cambios de agua durante 10 dias del 10% antes de meter al pez de nuevo en el comunitario, ya que el prednisona es un esteroide, y un descenso brusco puede matar al pez.

Hay que tener en cuenta que los peces son muy delicados y que se debe de identificar cuanto antes, puesto que, conforme avanza la enfermedad, los daños serán más graves y no podrá curarse.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *