La Ceguera en las Tortugas


La mayoría de las enfermedades que pueden llegar a sufrir estos animales, tienen como causantes, las deficiencias ambientales, que pueden surgir del agua, ya sea porque su temperatura d no es la correcta o simplemente  porque se encuentra en mal estado, y también debido a las carencias alimenticias o nutricionales, cuando se produce falta de algunas vitaminas, de calcio, entre otras. Una de las enfermedades más comunes de las tortugas, es la ceguera, siendo las tortugas más jóvenes más propensas a padecerla.

La ceguera, consiste en una oclusión en los ojos o cierre del mismo, causada por algún tipo de inflamación y también por un endurecimiento de alguno de sus párpados. También puede producirse por algún tipo de degeneración en sus ojos, lo que hace que para el animal sea imposible abrirlos. De esta manera, la ceguera, al principio no tendría realmente por qué afectar los ojos. En muchos casos, a pesar de la ceguera, los ojos permanecerían totalmente sanos, ya que quedarían encerrados bajo uno de sus párpados, motivo por el cual les sería imposible ver.  Pero si la tortuga llegase a quedar ciega, no podría alimentarse, no podría encontrar el alimento y podría producirse su muerte por inanición.

Entre las causas de la ceguera se encuentran varios factores. Primero que todo una de las cosas que podría afectar enormemente al animalito es el agua del grifo o de la llave. Como todos sabemos, el agua que sale de la llave, tiene grandes cantidades de cloro, una sustancia bastante perjudicial para estos animalitos. Es por este motivo, que les recomendamos a todos ustedes que tienen tortugas en casa, o que piensan tener una, que en lugar de utilizar el agua del grifo, utilicen agua sin clorar o tratar el agua de la llave con algún tipo de anticloro.

Sin embargo, esta no es la única causa de la ceguera en las tortugas, ya que sus ojos también pueden verse afectados con esta enfermedad si carecen de suficiente vitamina A en su organismo, si padecen algún tipo de infección causada por hongos, o simplemente si en su hábitat empiezan a aparecer hongos que afectan e inflaman sus ojos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *