Langosta mantis

Langosta mantis

Uno de los crustáceos más curiosos y que merecen su atención es la langosta mantis. Por ello, vamos a dedicar este artículo a este animal. Se trata de un crustáceo que pertenece al orden de los malacostráceos. Es conocida también por otros nombre comunes como galeras, langostas, mantis marina, esquilas y tamarutacas. Son conocidas en todo el mundo por ser características y curiosas por llevar el mismo nombre que el insecto mantis religiosa. También posee una conducta agresiva similar que ha hecho que se le ponga ese nombre.

En este artículo podrás conocer todo sobre la langosta mantis. Te lo vamos a explicar con detalle.

Características principales

Características de la langosta mantis

Se trata de un crustáceo cuyo nombre deriva del insecto conocido como mantis religiosa. Uno de los principales parecidos que tiene con este insecto son las extremidades traseras de modo raptor. Además, posee una capacidad alta de poder mimetizarse con el ambiente que la rodea, por lo que su instinto de supervivencia es bastante alto.

Pueden apreciar la luz polarizara y reaccionar ante la misma. Entre los rasgos más destacables se encuentran sus enormes ojos con forma protuberante. Nos lo encontramos con diferentes tamaños que van entre los 30 y 38 centímetros. Con ese tamaño y esta apariencia tan horripilante, estamos hablando de un animal bastante temido por los que se encuentran alrededor suyo.

Posee un caparazón que cubre también su cabeza además de los primeros 8 segmentos que tiene el tórax. Gracias a este caparazón puede cubrirse de mordeduras, golpes y algunos accidentes que pueda tener. La coloración se diferencia de otros parientes suyos como lo son la langosta real y la azul, en que es muy variada. Nos encontramos con diferentes tipos de colores que van desde el rojo, naranja, verde, morado, azul, marrón, blanco y ocre. Todos estos colores son fundamentalmente llamativos.

Pues a pesar de tener estos colores tan llamativos, tiene alta capacidad para poder mimetizarse con el ambiente. Los ejemplares de la hembra suelen ser más pálidos que los machos. Es una forma bastante clara de poder diferenciarlos. La langosta mantis que es más joven puede tener los colores más amarillentos en vez de verdes más típicos. Todos estos rasgos son diferenciadores entre los individuos a la hora de estudiarlos a fondo.

Comportamiento

Ojos de la langosta mantis

Su esperanza de vida es bastante larga dado que tiene una capacidad muy buena para sobrevivir en diferentes ambientes. Suelen ser bastante agresivas. A causa de este comportamiento reciben el nombre de boxeadoras ya que son capaces de utilizar sus garras para realizar ataques rápidos y violentos. Son animales depredadores. Tienen gran capacidad de caza y consumen habitualmente a sus presas de una forma voraz y rápida.

La conducta que posee es tan agresiva que algunos ejemplares han sido capaces de romper de un solo golpe el cristal de un acuario. Esta fuerza extraordinaria reluce y se ve con más ímpetu cuando el animal se siente acorralado o en peligro. En este caso, el hecho de tener cristales como paredes, le hace querer ser libre y golpea con toda su fuerza.

A pesar de la gran agresividad que tienen son animales pocos conocidos en los hábitats donde viven. Suelen pasar la mayor parte de su vida dentro de las madrigueras y en agujeros pasando desapercibidas. Al ser solitarias, simplemente se dedican a estar escondidas y seguras esperando a que pasen presas cerca de su guarida. Cuando esto ocurre, ejecutan ataques rápidos y violentos que le ayudan a obtener el alimento que desean. La langosta mantis posee un comportamiento tanto diurno, como nocturno y crepuscular. No hay una hora del día a la que están más activas que otra.

Su comportamiento complejo le hace tener diversas luchas con otros machos de la misma especie. Son luchas tipo ritual que forman parte de un comportamiento social más extraño. Este comportamiento deriva de la necesidad de defender el territorio frente a ciertos rivales que consideran como peligroso. Simplemente es una forma de defender lo suyo.

Curiosidades de la langosta mantis

Hábitat de la langosta mantis

Son animales con buena memoria. Si están siempre al acecho en sus madrigueras esperando a que haya alguna presa que capturar, son capaces de recordar a los individuos vecinos. Algunos ejemplares pueden recordar a otros individuos por el olor en particular.

Algunas de las especies de langosta mantis pueden usar patrones fluorescentes en sus cuerpos para dar señales a su propia especie y a otras que hayan cercanas. Esto sirve para poder ampliar el área de distribución donde reparte las señales del comportamiento.

Su forma peculiar de desplazarse le hace ser un animal bastante curioso. Usa sus patas traseras para poder coger impulso. Una vez que tiene el impulso suficiente, rueda hasta la zona en la que desean llegar. Con este método de desplazamiento, pueden llegar a recorrer distancias de hasta dos metros con cada impulso. Lo más común es que den impulsos más seguidos recorriendo distancias de medio metro. Los impulsos más fuertes le hace requerir demasiada energía y lo utilizan en situaciones especiales.

Distribución, alimentación y reproducción

Reproducción de la langosta mantis

Casi todas las especies de langosta mantis tienen su hogar en los mares tropicales y subtropicales dado que necesitan temperaturas más suaves. Hay gran abundancia en el mar del Caribe y en los océanos Índico y Pacífico.

En cuanto a su alimentación, son conocidas como depredadores muy voraces y con comportamiento agresivo. Esto les lleva a tener una dieta muy variada basada en diferentes peces, moluscos y otros crustáceos. Algunos individuos pueden experimentar incluso el canibalismo.

Cuando la langosta mantis se encuentra en periodo de apareamiento, su caparazón tiene una fluorescencia activa. Este indicador le hace a los machos saber cuándo deben actuar. Las hembras son fértiles cuando pasan por ciertas fases del ciclo de las mareas. Esto sirve para evitar la pérdida de energía por el esfuerzo de ir en contra de las mareas.

Pueden llegar a tener entre 20 y 30 episodios de crías durante toda su vida. Dependiendo de cada individuo, puede tener hábitos totalmente para el cuidado de las crías y la relación entre la pareja. En este aspecto no hace referencia al insecto, ya que tras el acto sexual, la mantis hembra no se come a su pareja.

Espero que con esta información puedas saber más de la langosta mantis.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.