Los peces más raros del mundo

La naturaleza es algo imprevisible. A lo largo del tiempo, nuestro planeta ha sido poblado por criaturas insólitas. Seres curiosos que, hoy en día, jamás hubiésemos imaginado que existían. Muchos de ellos se encontraban en los medios acuáticos.

En la actualidad, aún son muchos los animales pintorescos que conviven junto a nosotros en nuestros mares, ríos, océanos, etc. De aspecto pintoresco, comportamientos extraños, etc., y muy poco conocidos, así son ellos.

A continuación, les mostraremos un listado de especies, concretamente peces, que se encuentran en nuestro planeta y que se escapan de lo común.

Quimeras

La Quimera  pertenece a la familia de los peces cartilaginosos, y es un pariente muy cercano a los tiburones.

Su hábitat natural se corresponde con las profundidades de los océanos, alcanzando hasta los 4000 metros. Esta circunstancia ha provocado que estos animales sean un verdadero enigma para la ciencia, puesto que son muy difíciles de estudiar.

Pez quimera

En cuanto a su morfología, poseen una cabeza prominente y una cola larga y estrecha. Su aspecto puede asemejarse, salvaguardando las distancias, al de una rata. Este tipo de pez puede alcanzar hasta un metro y medio de largo, pero no es lo corriente.

Su piel está cubierta por unas pequeñas escamas que le dotan de un color gris pardo que puede convertirse en negro.  No tienen dientes, sino unas placas que les ayudan a triturar las conchas de los moluscos y crustáceos, que suponen la base de su dieta.

En su aleta dorsal tienen una espina venenosa que les sirve como mecanismo de defensa. Localizan a sus presas a través de la captación de los débiles campos magnéticos que emiten estas, gracias a unos sensores que se encuentran en la cabeza.

A modo de curiosidad, es el único vertebrado que muestra signos de un tercer par de extremidades.

Pez luna

Pez luna

El pez luna es uno de los peces óseos más pesados del mundo, alrededor de una tonelada de media. Se han encontrado individuos que alcanzan los 3 metros de longitud y los 2000 Kg. Se engloba dentro de la familia de los Tetraodontiformes, junto a los peces globo, los erizos y las tijas.

Habita, principalmente, en aguas tropicales y templadas de todo el planeta. Su cuerpo es aplastado, con aletas dorsales y ventrales. Curiosamente, es un pez tan largo como alto.

Su dieta consta, principalmente, de zooplancton, el cual consume en enormes cantidades. Las hembras pueden llegar a poner hasta 300 millones de huevos, cifra incapaz de alcanzar por cualquier otro vertebrado de los que conocemos actualmente.

Pez Víbora de Sloane

El Pez Víbora de Sloane es una de los depredadores más conocidos y voraces de las profundidades de mares y océanos.

Tiene un tamaño reducido, en torno a los 25-30 centímetros. Su color es azulado, combinado con tonos plateados y verdosos.

Tipo de pez víbora

Su seña de identidad principal es su enorme boca, adornada con unos grandes dientes a modo de colmillos que le otorgan un aspecto diabólico. Otra de sus características es la larga espina dorsal terminada en un fotóforo (órgano que emite luz), que le sirve como mecanismo para atraer a sus presas. Este fotóforo no es solamente propio de la espina dorsal, sino que también tiene otros a ambos costados de su cuerpo.

A este tipo de pez lo podemos encontrar en aguas tropicales y templadas, cercanas a los 3000 metros.

Son peces que, en libertad y en su medio natural, pueden alcanzar los 30 años de vida.

Pez gotaPez gota

El pez gota es propio de las aguas profundas y templadas de las costas de Australia y Tasmania, en un rango de 600 y 1200 metros.

Pertenece a la familia de los peces escorpeniformes. Tiene una longitud cercana a los 30 cm. Su cuerpo no posee una estructura muscular definida, sino que parece, a grandes rasgos, una masa gelatinosa con una densidad ligeramente menor a la del agua. Este hecho le permite flotar y desplazarse sin gastar apenas energía.

La dieta de este animal es muy pobre. Se alimenta de cualquier materia comestible que se encuentra suspendida en el agua. Eso sí, posee una cierta predilección por los crustáceos.

Pez murciélago de labios rojos

Pez murciélago de labios rojos

El pez murciélago de labios rojos habita en las aguas de las Islas Galápagos, a unos 30 metros de profundidad. Pertenece al género de los peces Ogcocephalus.

Es un animal de pequeña dimensión, sobre unos 40 cm. Su cuerpo es corto y aplanado, con bultos nudosos en toda su superficie y finalizado en una gran cabeza. Es de un color marrón pálido.

Precisamente, su cabeza es muy peculiar, puesto que cuenta con una estructura denominada como illicium, que utiliza para atraer a sus presas. Se alimenta, sobre todo, de pequeños peces y crustáceos. También hay que destacar sus labios rojos, de ahí su nombre.

Pez duende

Este tipo de peces se distribuyen a lo largo y ancho de los océanos Pacífico, Atlántico e Índico. También es conocido como “Pez de cabeza transparente”. Vive en aguas profundas situadas a los 2000 metros aproximadamente.

Tiene un tamaño muy reducido, cercano a los 5 centímetros. Es uno de los llamados peces tubulares. En él destaca su cabeza transparente y sus preciosos ojos, que poseen un cristalino bastante grande con el que captan una gran cantidad de luz y que mueven periféricamente.

No son animales muy activos, sino que nadan tranquilamente en busca de posibles presas (crustáceos) con las que alimentarse.

Pez hacha del Pacífico

Los peces hacha se ubican en aguas abisales y tropicales de los océanos Pacífico, Atlántico e Índico, donde la luz es escasa.

Este animal posee un cuerpo muy pequeño, unos 8 cm, en proporción con su cabeza, delgado y aplanado en los costados, lo que le profiere un aspecto de hacha. Tiene unos ojos muy grandes en forma de tubo, con los que mira todo el tiempo hacia arriba.

Tipo de pez hachaEl color suele ser verde o violeta brillante. En la zona del vientre posee unas bandas que recorren el cuerpo y que son de una  tonalidad oscura. El amarillo predomina en el pecho de este singular animal. Curiosamente, sus aletas no tienen pigmentación, por lo que son auténticamente transparentes.

Aparentemente, su aspecto es diabólico. Sin embargo, este pez es muy tranquilo e inofensivo.

Estos son solo algunas de las criaturas más extrañas que habitan a lo largo y ancho de los diferentes ecosistemas marinos del planeta Tierra. Criaturas que no son frecuentes ni fáciles de observar, eso sí, aportan una enorme riqueza a nuestra biodiversidad.

Pero aquí no acaba la cosa, puesto que en las distintas exploraciones científicas, se han detectado también otros muchos animales singulares cuya morfología, comportamiento, hábitos de alimentación, etc., no dejan indiferente a nadie.

 

 


Categorías

Peces

Carlos Garrido

Apasionado del deporte, la naturaleza, el mundo animal y la escritura. Me encanta aprender y contar cosas nuevas a los demás a través de mis textos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *