Medusas de mar

Las medusas de mar son de los animales más primitivos que existen. Llevan en la Tierra más de 600 millones de años y están catalogados por la ciencia como los animales primitivos más complejos que existen. Es difícil pensar qué pueden comer a priori estos animales, puesto que la mayoría de su cuerpo está compuesto por agua.

En este artículo vamos a conocer en profundidad a las medusas de mar así como a muchos datos que seguro te impresionarán bastante al saberlo. ¿Quieres descubrir el fascinante mundo de estos animales tan primitivos? Sigue leyendo para conocer más.

Qué son las medusas de mar

Lo primero que debemos definir es qué es una medusa de mar. Se trata de un invertebrado conocido como aguaviva, ya que su composición es mayormente agua. Es como si el agua tomara vida para formar estos peculiares organismos. No tienen ningún tipo de exoesqueleto para protegerse ante depredadores, como es el caso de otros animales marinos, sino que emplean su veneno como defensa y ataque.

Su hábitat pertenece a toda la extensión de los mares y océanos, puesto que se han podido adaptar, a lo largo de la evolución, a todo tipo de ambientes y condiciones marinas. Una de las razones por las que a veces encontramos medusas en cerca de las costas es debido a que se tienen que acercar un poco más para dar comienzo a su ciclo reproductivo.

La mayor parte de estos organismos viven en la zona pelágica (Véase organismos marinos pelágicos y bentónicos). Este nivel es el más extenso de todo el océano y es la que se encuentra a más o menos 200 metros de profundidad.

Descripción general

Las medusas tienen una morfología que depende enteramente de la especie que estemos tratando. Pueden existir distintas especies con un comportamiento diferente bajo el agua. El punto en común que tienen todas las medusas es su forma de campana con una textura gelatinosa e inconfundible.  La mayoría de estas especies son de color traslúcido de manera que se puede ver el interior del animal sin ni siquiera tener que abrirlo.

El estudio de las medusas es algo sorprendente porque, fuera de lo común, cuando se analiza su interior se puede observar que no tiene de órganos que, para nosotros, serían vitales. Por ejemplo, estos animales no tienen corazón, cerebro o pulmones. Aunque la evolución de las medusas no ha llegado muy lejos, su desarrollo y complejidad le ha permitido seguir con vida y extenderse durante miles de años.

A pesar de que no tiene órganos que para nosotros sería irreemplazables, es un organismo bastante fuerte y poderoso del que muchos otros temen. Cuando el resto de animales marinos juzgan a las medusas por su aspecto, pueden toparse con un gran peligro frente a ellos. Y es que estos animales poseen un veneno mortal para numerosas especies. El único órgano que se puede observar si analizamos el interior de una medusa es el estómago. Es lo que necesita para poder metabolizar todos los alimentos que ingieren para convertirlos en nutrientes.

El veneno de las medusas puede ser tan mortal que es capaz de matar a un ser humano en cuestión de minutos. Dependiendo también de la especie con la que estemos tratando y de la forma en la que acudamos a las atenciones médicas, la vida puede salvarse o no.

El veneno característico

Una de las características principales que tienen las medusas de mar es su veneno. Es una sustancia tóxica muy potente que poseen células urticantes llamadas cnidocitos. Estas células son las que hacen característica a todas las especies que pertenecen al filo de los Cnidarios. El veneno lo emplea para capturar a sus presas y con el estómago que se puede divisar a simple vista los ingiere y transforma en nutrientes.

La principal acción de este veneno mortal es paralizar a la presa para ella poder comerla. Para paralizar por completo a un ser humano, la concentración del veneno que inyecta en nuestro organismo tiene que ser mucho mayor que el de un animal marino. Nuestro tamaño y superficie es más grande que la de un pez, por lo que necesitará triplicar o más la cantidad de veneno que emplea para dejar a un ser humano completamente paralizado.

No obstante, son muchos los peligros a los que nos enfrentamos en la época en la que las medusas de mar nadan cerca de la costa en su periodo reproductivo. Cada año mueren personas a causa de picaduras de medusa y otras miles de ellas salen heridas y con urticarias. Son pocas las medusas que nos pueden matar por completo, pero sí es necesario prevenir toda afección posible.

Ciclo vital y reproductivo

La mayoría de las especies de medusas tienen un ciclo vital un tanto extraño. Usan un método sexual un poco diferente a lo que estamos acostumbrados a ver. Uniendo los dos gametos (masculinos y femeninos) es como se crea una nueva forma de vida llamada pólipo. Este pólipo se queda pegado al sustrato del fondo del océano y va desarrollándose hasta acabar con su ciclo y dar lugar a muchas más crías de medusas.

Es decir, de tan sólo un cruce entre medusas, pueden reproducirse y dar cientos de ellas. Esta es una de las razones por las que, aparte de su ferocidad a la hora de atacar a sus presas con el veneno mortal, es capaz de sobrevivir y seguir hoy día siendo una de las especies presentes en todo el mundo desde hace más de 600 millones de años.

Es sorprendente saber que estos animales son utilizados en la industria farmacológica e incluso estética y la podemos encontrar en muchos productos que se consumen a diario.

Como es habitual en todos estos temas de animales sorprendentes, el ser humano con su tecnología, es capaz de poder “dominar” y aprovechar su cuerpo para su beneficio. Sin embargo, hay que tener mucho cuidado cuando en la playa hay bandera azul. Esto quiere decir que la concentración de medusas cerca de la costa es alta y que hay que tener precaución y no bañarse. De esta forma se evitarán muchas desgracias.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.