Peces de agua fría

Pez carpa nadando en un estanque

Seguro que muchos de los que amamos a los animales no nos hemos decidido, en ocasiones, a tener una mascota por diversos motivos: la falta de tiempo para poder atenderlos, no saber qué especie escoger, etc. Una buena solución a todo esto son los peces.

Un acuario es una opción si queremos gozar de la compañía de estos pequeños animalitos que no requieren excesivos cuidados y que pueden aportarnos buenos momentos. Además resultan muy atractivos y llamativos, sobre todo para los más peques de la casa.

Y es que, en realidad, existe una enorme variedad de peces de agua fría que podemos incluir como mascota. Distintos tamaños, colores, formas, etc.

A continuación, os hablaremos un poco más de ellos y daremos una serie de consejos para que vuestra experiencia con estos peculiares seres sea lo más positiva posible.

Tipos de peces de agua fría

Peces carpa de tamaño medio

Como ya hemos comentado anteriormente, entre los peces de agua fría encontramos un sinfín de variedades a cada cual más peculiar. Sin embargo, y a grosso modo, estos son las más populares:

Goldfish (carassius auratus) 

Los Goldfish, también conocidos como peces carpa, son los más extendidos. Se caracterizan por poseer unos colores anaranjados y rojizos. Suelen ser de tamaños dispares. Dentro de este conjunto de peces, encontramos distintos tipos:

  • Carpín, carpa dorada o pez rojo. Estos peces presentan un cuerpo y una cola muy alargados.
  • Pez telescopio. Su rasgo más llamativo son sus ojos muy saltones. Suelen ser de color negro.
  • Pes cometa o sarasa. También tiene un cuerpo alargado, con una sola aleta caudal bastante grande. Existe una variedad de color blanco, pero dominan los rojos y naranajas.
  • Su protuberancia en la cabeza le hace muy característico. Hay de varios colores, pero el ‘Caperucita roja’ es el más común (cuerpo blanco y cabeza roja).
  • Cola de velo. Al igual que el pez cometa, posee una aleta caudal prominente. Además, cuenta con una joroba entre la cabeza y el dorso.

Perca del sol (Lepomis gibbosus)

Es uno de los peces de acuario más resistentes. Presenta pequeñas manchas de color naranja a lo largo de todo su cuerpo. Su carácter es agresivo si convive con otros peces.

Pez paraíso (Macropodus opercularis) 

Es uno de los peces de agua fría con mayor colorido. Eso sí, es bastante territorial, lo que hace muy difícil el juntar a dos machos dentro del mismo acuario sin que surjan problemas.

Carpa Koi (Cyprinus carpio)

De todos los peces de acuario, es el más común. De colores rojizos, balncos, amarillos, azulados, etc., es de los más escogidos para todos aquellos que optan por realizar un estanque.

Neón chino o de agua fría (Tanichthys albonubes)

 Tienen un tamaño muy pequeño, pero su principal característica es el color tan llamativo, el cual simula las luces de un neón. Es muy frecuente encontrarlos en los establecimientos especializados en la venta de mascotas, puesto que son de los más buscados por los amantes de los acuarios.

Pez Oranda de color naranaj

Cómo cuidar a los peces de agua fría

Cabe destacar que es cierto que los peces de agua fría no requieren de excesivos cuidados para sobrevivir, no obstante, esto es algo un poco relativo. Para garantizar la buena vida de estos animales, tenemos de tener en cuenta una serie de aspectos.

No es de extrañar ver a gente que alberga a estos peces en peceras y acuarios de tamaño reducido. Obviamente, esto no es lo mejor, ya que prefieren los grandes espacios.

El agua en el que desarrollan sus funciones debe de tener un temperatura situada cerca de los 18ºC y con un pH más bien básico, entre 6,5 y 7,5.

En cuanto a la alimentación se refiere, no son muy selectivos, por lo que no presenta ninguna dificultad el darles de comer. Con productos que podemos comprar en cualquier establecimiento especializado, garantizaremos su correcta alimentación. Aunque también se puede complementar su dieta con pequeños trozos de pan y restos de comida, pero cuidado con esto último, puesto que unos expertos aconsejan que es bueno mientras que otros dicen todo lo contrario.

Debemos alimentarlos en torno a 2-3 veces al día, con pequeñas cantidades de alimento. Los peces de agua fría pueden llegar a tener un apetito insaciable.

Son animales muy curiosos, por lo que los complementos decorativos dentro del agua les resultan ideales.

Pez Goldfish de color anaranjado

Precios de los peces de agua fría

Al igual que sucede con todos los animales domésticos, en función de la raza o variedad, esta tendrá un valor u otro.

Por norma general, los peces de agua fría no son muy caros. Tenemos peces cometas por 2-3 euros, aunque luego tenemos a otros como los Oranda que tienen un precio más elevado (por encima de los 10 euros).

Pez Caperucita Roja

Peces de agua fría para acuario

A la hora de montar nuestro acuario, la decisión más difícil suele ser la de qué tipos de peces incluir en él. No hay que alarmarse por esto.

De entre todas las especies de agua fría, las más recomendables para un acuario son los Goldfish y Neón chino, que ya hemos comentado en apartados anteriores.

También es una muy buena opción los conocidos como Betta Splendens, que suelen ser catalogados como peces tropicales pero se adaptan muy bien a la vida en agua fría. Su principal inconveniente es que son extremadamente agresivos. Sin embargo, a su favor hay que decir que se reproducen con facilidad.

Por último, surge el Pez Telescopio, el cual posee un gran colorido y unos ojos extravagantes. Sus cuidados son muy sencillos.

Pez Oranda de color blanco

Enfermedades y peligros de los peces de agua fría

Los peces de agua fría pueden verse afectados por diversas enfermedades y factores que pueden causar su muerte.

Si vemos que nuestros peces nadan frecuentemente por la zona alta en busca de la superficie, es que existe poco oxígeno disuelto en el agua y esto les puede provocar la asfixia.

Los cambios bruscos de temperatura también son altamente perjudiciales. Para evitar esto, hay que procurar que la temperatura se mantenga estable y no situar el acuario cerca de un lugar plagado de corrientes de aire.

Otra de las circunstancias a tener en cuenta es el cloro del agua, el cual puede alterar el pH y provocar, entre muchas otras cosas, que se destruyan las branquias y la superficie corporal del pez.

Entre las enfermedades más comunes destacamos el estreñimiento (causado por una dieta muy pobre), la intoxicación por virus y bacterias, la necrosis (se manifiesta en forma de estado de nerviosismo en el animal, anemia, distensión abdominal, etc.) y la podredumbre de las aletas (es una de las lesiones cutáneas más frecuente y se manifiesta con una línea blanquecina en el borde de las aletas que se va extendiendo).

También podemos incluir otras enfermedades como la tuberculosis, la viruela, los hongos, etc.

Peces Goldfish en el interior del acuario

 

 


Categorías

Peces

Carlos Garrido

Apasionado del deporte, la naturaleza, el mundo animal y la escritura. Me encanta aprender y contar cosas nuevas a los demás a través de mis... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *