Peces prehistóricos

A tenor de lo que pueda parecer en un principio, los peces no son animales de una época reciente, si no que su existencia cuenta con millones de años. En este texto vamos a hablarles de algunos de estos animales que compartieron hábitat con los propios dinosaurios y demás criaturas antiguas. Nos referimos a los llamados peces prehistóricos.

Dunkleosteus

El Dunkleosteus pertenece a la familia de los peces placodermos artrodiros (fueron de los primeros peces vertebrados con mandíbulas). Existió en el periodo Devónico, aproximadamente en un periodo comprendido entre los 380-360 millones de años.

Este primitivo pez se caracterizaba por una cabeza prominente, acorazada y provista de grandes mandíbulas. Dichas mandíbulas presentaban unas cuchillas dentales mortíferas. Tal circunstancia le convirtió en uno de los animales marinos depredadores más mortífero y letal jamás visto.

fósil pez prehistórico

De un tamaño imponente, cercano a los diez metros y más de tres toneladas de peso, lo situaba al frente de la cadena alimentaria.

Los primeros restos de esta impresionante criatura fueron descubiertos por el geólogo Jay Terrell en el año 1867 a orillas del lago Iago Erie (Ohio). Dichos restos correspondían a la zona del cráneo y de la placa dorsal torácica. A pesar de que se encontraron posteriormente varios huesos de este pez, no fue hasta los comienzos del siglo XX cuando se pudieron confeccionar reconstrucciones más exactas y precisas de la morfología real de este animal.

Xiphactinus

Este pez no necesita de una carta de presentación excesiva para entender su papel en el momento de su existencia, el significado de su nombre lo dice todo: “aleta de espada”. No obstante, les voy a intentar contar todo sobre él.

Cráneo pez prehistórico

Este pez pertenecía al grupo de los peces teleósteos que poblaron las aguas de los océanos allá por el Cretácico. Su hogar más exacto fue el sur y suroeste de Estados Unidos, pero también colonizó otras zonas cercanas a Centroamérica y Sudamérica.

Era un animal con un cuerpo alargado, alrededor de los 4,3 metros de longitud, pudiendo llegar, incluso, a los 6 metros. Su característica principal eran los radios óseos que le sobresalían y que terminaban por introducirse en las aletas. Dichas aletas le permitían nadar con agilidad y conseguir esos movimientos precisos con los que atrapara a sus víctimas.

Pero sus principales armas se encontraban en su cabeza. Una cabeza chata, que contaba con unas mandíbulas  de gigantes y aterradoras.

Y es que el Xiphactinus fue un depredador con mayúsculas. Se cree que su apetito insaciable le hacía tener un amplio abanico de potenciales presas, lo que derivó en que se alimentará de todo tipo de animales de menor tamaño, hasta llegar al canibalismo. Prueba de esto último, es que se han encontrado fósiles que escenificaban restos de ejemplares jóvenes dentro del estómago de individuos adultos.

Por último, decir de él que puede que no fuese un animal solitario, sino que conformaba una vida en pequeños grupos con un reducido número de ejemplares.

Cretoxyrhina

El Cretoxyrhina puede que fuera el primer tiburón en poblar el planeta Tierra. Vivió a finales del Cretácico, hace unos 100 millones de años más o menos. Ha sido apodado como el “tiburón ginsu”.

Este tiburón podía crecer hasta los 7 metros de largo, un tamaño similar al que hoy en día posee el gran tiburón blanco, al que se le parece mucho físicamente.

Tiburón prehistórico

Era un animal carnívoro y un depredador ejemplar. Su mandíbula estaba poblada por varias piezas dentales afiladas como cuchillos y que alcanzaban los 7 centímetros de longitud. Estas piezas dentales formaban las dos mandíbulas: una superior con 34 dientes, y una inferior con 36 dientes, en cada fila claro.

Se alimentaba de prácticamente todos los seres marinos que habitaban junto a él, a los que aniquilaba con su potente mordida, la cual con un simple bocado y un giro de cuello era capaz de despiezar cualquier curpo. No cabe duda de que fue uno de los animales más temidos en su época, en la que sembró el terror allá por donde iba.

Squalicorax

Otro de los tiburones prehistóricos fue el Squalicorax, que del mismo modo que el Cretoxyrhina, realizó su vida a finales del Cretácico.

Su aspecto externo era ciertamente parecido al de un tiburón actual, más concretamente al tiburón tigre. Medía sobre unos 5 metros de largo, aunque normalmente se encontraba en una longitud media de poco más de 2 metros. Su altura tampoco era superior a los 2.5-3 metros.

Estaba provisto de numerosos dientes, que le posibilitaban llevar una diera estrictamente carnívora, teniendo un comportamiento carroñero en algunas ocasiones.

Cabe destacar que no todos los peces prehistóricos acabaron por extinguirse, sino que hay algunas especies que resistieron estoicamente al paso del tiempo y que hoy en día se encuentran entre nosotros. A continuación les vamos a presentar algunos casos:

Mixinos

Los mixinos o mixines se ubican dentro del grupo de peces agnatos. También reciben el nombre de peces bruja o hiperotretos, y en la actualidad se han catalogado alrededor de 60 especies diferentes.

Son peces con cuerpos alargados y cubiertos de una sustancia viscosa. No tienen mandíbulas. En su lugar poseen dos estructuras similares a los tentáculos y con los que hacen movimientos de succión.

Suelen alimentarse de vísceras, pudiéndose introducir en el cuerpo de animales vivos para devorarlos internamente, gracias a su lengua aserrada y dentada. Carecen de receptores sensoriales, y sus ojos están muy poco desarrollados.

Están dentro de los animales vertebrados más primitivos de la biodiversidad y fauna contemporáneas.

Lancetfish

Lancetfish

Al observar un Lancetfish no hay que ser muy entendido en zoología para saber que este pez proviene de tiempos inmemoriales. Tiene un aspecto verdaderamente prehistórico y feroz.

Lo más acuciado y destacado de este animal puede que sean sus mandíbulas y esa vela en su parte posterior, que en realidad no es más que una aleta dorsal de gran tamaño. Puede llegar a medir hasta los dos metros de longitud.

Es un animal carnívoro que se alimenta de pequeños peces, crustáceos, cefalópodos, etc.

Arowana

Arowana

El pez Arowana pertenece al grupo de los osteoglósidos, animales que existían en el periodo Jurásico. Este animal habita zonas del río Amazonas y áreas de África, Asia y Australia.

Son unos animales muy peculiares, porque son capaces de saltar hasta dos metros fuera de la superficie del agua. Dicha capacidad es utilizada para capturar aves u otras clases de animales. Esto invita a catalogarlos como voraces depredadores.


Categorías

Peces

Carlos Garrido

Apasionado del deporte, la naturaleza, el mundo animal y la escritura. Me encanta aprender y contar cosas nuevas a los demás a través de mis textos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *