Pepino de mar

Hoy no venimos a hablar de un pez tal y como hacemos la mayoría de veces. Hoy nos encontramos con algo conocido, pero desconocido a la vez. Se trata del pepino de mar. Se trata de un animal cuyo cuerpo tiene forma de gusano y vive en los fondos marinos de prácticamente todo el mundo. En la actualidad se conocen cerca de 1400 especies, por lo que merece la pena que lo analicemos a fondo.

¿Quieres conocer más sobre el pepino de mar? Sigue leyendo y aprenderás todo sobre él.

Características principales

El pepino de mar pertenece al filo de los equinodermos y a la clase holoturoideos. El nombre de pepino de mar proviene de la gran semejanza que existe con la hortaliza, aunque es un animal y no una planta.

Lo que más destaca de este equinodermos es la forma y textura de su piel. Se trata una textura como si fuera de cuero, pero con un aspecto de gelatina. A simple vista es un animal que podría confundirse con una babosa. Dependiendo de la especie su longitud puede variar. Sin embargo, se puede decir que la media es de unos 20 cm de longitud. Hay pepinos de mar con tamaños de menos de un cm o incluso algunos más grandes.

La piel por la que es tan especial el pepino de mar tiene el color de varios tipos. Nos lo podemos encontrar en color marrón, verde oliva o negro y presenta una textura correosa. Dependiendo de la especie esto puede variar un poco. El aspecto de gusano que tiene le hace poder adaptarse a los fondos marinos sin ningún problema para su supervivencia.

Debemos recordar que en los fondos marinos la presión del agua es mucho mayor, por lo que muchas especies acaban teniendo una textura gelatinosa que les ayuda a sobrevivir en estos ambientes. Si no, recordemos al pez gota como uno de los más feos del mundo solamente por su textura que le da esa forma tan rara.

El pepino de mar tiene una pared externa de su cuerpo formada por colágeno que le permite modificar su forma atendiendo  a la presión del agua que haya en cada momento. Gracias a esta capacidad de expandir o contraer su cuerpo a voluntad es capaz de entrar o salir de las grietas de los refugios donde se esconden de depredadores.

Hábitat y área de distribución

Estos animales emplean todos los pies ambulacrales que disponen para poder extenderse por el mayor territorio posible. Estos pies tienen funciones sensitivas que les ayuda a conocer todas las cosas que hay a su alrededor para ver si están en peligro o no.

Como ya hemos dicho, pueden vivir en casi cualquier ambiente marino, dado que se extienden casi por todo el planeta. Sin embargo, se les puede encontrar más frecuentemente en aguas saladas con poca profundidad. Alcanza su máxima población en zonas cercanas a los arrecifes de coral.

El hogar considerado por estos animales como seguro se encuentra en el medio intersticial. Por ello, es peligroso para ellos cuando la marea baja y se tienen que ir hacia aguas más profundas cercas de las fosas oceánicas. Es en esta zona donde está más seguro.

Dependiendo de la especie que estemos analizando, nos podemos encontrar con animales bentónicos que se dedican a desenterrar el alimento en sedimentos blandos u otros que pueden nadar y ser miembros del plancton. Para ello se desplazan gracias a la fuerza de las corrientes de agua.

Para sentirse seguros se colocan en grietas o enterrados en sustratos blandos. Así pueden esconderse de los depredadores y no ser vistos por la luz.

En cuanto a su área de distribución nos encontramos con una zona muy extensa. Se le puede encontrar en toda la parte asiática del Océano Pacífico con gran número de individuos. Su capacidad para extenderse por numerosos ecosistemas se da gracias a su capacidad para adaptarse a distintas altitudes y temperaturas.

Alimentación del pepino de mar

Esta especie de babosa se puede alimentar de los detritos, algas o parte del plancton y materiales de desecho que se encuentran en los fondos marinos. Para alimentarse van recogiendo todos los sedimentos superficiales que van cayendo gracias al uso de sus tentáculos extendidos sobre la superficie del fondo marino.

Para ingerir el alimento emplean los pies con forma de tubo para realizar un proceso de excavación en el sustrato. Los tentáculos que posee en la boca están cubiertos por mocos que les ayuda a capturar el alimento que se encuentra en suspensión tras realizar la excavación.

Una vez los sedimentos han entrado en la boca, pasan al interior donde son llevados al intestino delgado para su digestión. Como es de esperar, una vez ha procesado los alimentos y obtenido los nutrientes necesarios para su organismo, desecha lo que no le sirve en forma de fango y residuos.

Por esta forma tan curiosa de vivir podemos decir que su funcionalidad en los ecosistemas marinos es la de limpiar los sustratos y enriquecer el suelo con sus deposiciones. Una gran cantidad de estos animales hacen que las condiciones ambientales puedan cambiar sus características físicas y químicas.

Además, al descomponer el alimento en tamaños tan pequeños, ayudan a las bacterias a que les sirva de alimento.

Reproducción

Para acabar con la información del pepino de mar, vamos a hablar de su reproducción. El proceso reproductivo de estos animales se realiza de forma externa. Es decir, aunque algunas especies son vivíparos placentarios, lo general es que la formación del nuevo individuo se realice en el exterior. Esta fecundación se da con la expulsión de los espermatozoides y del óvulo por parte del macho y la hembra.

Una vez el huevo eclosiona, las larvas que salen a la luz nadan libremente. Es en la etapa número tres de su desarrollo cuando les crecen los tentáculos. El periodo de reproducción del pepino de mar es una vez al año, cada dos años. Son bastante impredecibles a la hora de reproducirse, por lo que no se tiene ciencia cierta de cuándo lo van a hacer.

Espero que con esta información puedan conocer mejor al pepino de mar.


Categorías

Invertebrados

Graduado en Ciencias Ambientales y Máster en Educación Ambiental por Universidad de Málaga. Mi objetivo es dar a conocer toda la información de medioambiente a los lectores de manera sencilla, clara y entretenida para que se aprendan los valores de la naturaleza y la necesidad de preservarla.

Un comentario

  1.   melissa dijo

    valla esto es muy interesante , no sabia que existían los pepinos de mar 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.