Plantas flotantes para acuarios

Plantas flotantes

Las plantas flotantes, aparte de ser decorativas dentro de los acuarios, pueden también proporcionar alimento para algunas especies de peces así como otras funciones para el bienestar de los peces. También proporcionan a una buena salud para los peces porque éstas son las encargadas de consumir los nitratos muy perjudiciales para los habitantes del acuario. Son muy fáciles de mantener y hay varios tipos donde puedes elegir.

La azolla o helecho flotante es muy curiosa por su peculiaridad. El color de la planta depende de la cantidad que recibe. Si la azolla está a la sombra, tiende a ser verde y cuando está expuesta a mucha luz de sol puede tornarse de un color rojo profundo. Son perfectas para mantener a raya las algas del acuario ya que las bloquea.


El musgo de Java es una planta de acuario sin raíces que se adhiere a las piedras irregulares y otras superficies rugosas que se tenga dentro del acuario. No necesita mucho sol porque crecen con temperaturas entre los 16 a 26 grados centígrado haciéndola una planta flotante ideal para tanques o grandes acuarios. Suelen ser especialmente recomendadas cuando se tienen crías porque sirven de protección.

El musgo fontinalis es muy parecido al musgo de Java, aunque se diferencia en su distintivo color verde profundo. Tiene hojas pequeñas a lo largo de sus tallos y crece bien con luz tenue y brillante. A diferencia de la mayoría de las plantas flotantes de acuario, este musgo se desarrolla mejor cuando el agua es ligeramente ácida y puede tolerar un nivel de pH de hasta 8.

La planta riccia es una buena opción decorativa ya que contrasta bien con la mayoría de las otras plantas del acuario, al ser de un verde brillante. Las finas rayas de la riccia se mezclan formando una gran masa que pueden flotar sobre el agua o atarse a un objeto duro del acuario, en el cual se envolverá. Necesita para vivir mucha luz solar.


Escribe un comentario