Vieja del Agua, así es uno de los peces más sorprendentes

A la hora de echarle un vistazo a los peces que existen en el mundo marino, la verdad es que nos podemos llevar muchos sorpresas. No solo por la variedad (que ya es mucha), sino también porque el aspecto de algunas especies es realmente curioso. La Vieja del Agua podría ser un buen ejemplo a exponer.

La Vieja del Agua pertenece a la familia Loricariidae, estando presente en sitios como los ríos de Paragua, Uruguay, Paraná y de la Plata. Cuando lo veáis por primera vez no podréis olvidarlo. Sobre todo porque, según la gente, tiene un aspecto poco agradable.

Para empezar, tiene placas o escudos óseos que lo recubren para protegerlo. Posee una coloración negra, aleta dorsal pronunciada y espinosa, y una cola bastante grande. La boca es, por el contrario, pequeña, con dos bigotes que utiliza como si fueran sensores. Por otra parte, el fondo del cuerpo es plano, con una coloración menos intensa que otras partes.

Prefiere las aguas cálidas, aunque no se caracteriza por tener gran movilidad. Todo lo contrario: suele estar quieta mucho tiempo para cazar presas. Su dieta está constituida principalmente por mojarras, sábalos y microorganismos presentes en las zonas en las que vive.

La reproducción también es curiosa: lleva los huevos fecundados en una cavidad situada en el maxilar inferior, hasta el momento en el que eclosionan. Será entonces cuando pasen a ser alevinos. De todas formas, suele proteger a las crías incluso están desarrolladas.

La Vieja del Agua es una especie de pez bastante curiosa, incluso peligrosa en algunos momentos. No recomendable para tener en acuarios, a no ser que se pongan una serie de medidas de seguridad y mantenimiento.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *