Hexamita en el pez disco


La hexamita  se trata del protozzo que afecta muy especialmente al pez disco. La hexamita aprovecha que el pez esté bajo en defensas para provocar la enfermedad. Se tiene la creencia que se desarrolla en acuarios donde la calidad del agua es más baja.

Sabemos que el pez disco está afectado por esta enfermedad cuando notamos que apenas come, y tiene un color más oscuro de lo normal. Sus heces son filamentosas, blanquecinas y muy largas. Además tratándose de un pez muy activo, sociable y curioso es fácil detectar que algo le sucede.


La hexamita, en una etapa más avanzada, aparecen lesiones típicas de agujeros en la cabeza del pez. Primero como lesiones punteadas, produciéndose una despigmentación de la piel, y más tarde, expandiéndose y produciendo lesiones en forma de cráter. Toda ellas pueden ser infectadas secundariamente por bacterias y hongos.

El pez disco puede llegar incluso a morir si no se le trata a tiempo. La causa final sería una infección microbiana secundaria, es decir, por enfermedades oportunistas producidas por patógenos que se encuentran formando parte de la flora microbiana del propio pez.

Tratamiento

Si tenemos en cuenta que a los peces tratarles cualquier enfermedad tiene sus dificultades a la hora de administrarle el tratamiento. Todos o la mayoría tienen que incluírselos en el agua del acuario. Si tenemos en cuenta que la enfermedad de la hexamita, precisamente dejan de comer, es difícil que ingieran el tratamiento mediante la comida.

Como en la mayoría de las bacterias y enfermedades lo primero que hay que hacer es subir la temperatura del acuario. No más de 34 grados. Se la iremos subiendo de forma progresiva y no bruscamente. Así el pez disco puede mejorar su sistema inmunológico. En muchos casos se cura solo.

Si la enfermedad está muy avanzada y necesita de tratamiento hay administrarles Tinidazol. Se trata de comprimidos que se mezclarán con el alimento en papilla. Si los peces no comen el tratamiento hay que hacerlo directamente en el agua.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *