Termómetro para acuario

Los termómetros son básicos para los acuarios

Un termómetro para acuario es una herramienta básica que ayuda a mantener la temperatura de los acuarios totalmente controlada. Así podemos saber a primera vista si el agua no está todo lo caliente, o todo lo fría, que debe estar, algo importantísimo si queremos mantener a nuestros peces sanos y sin estrés.

Sin embargo, puede que nos surjan un montón de preguntas al respecto: ¿qué tipo es el mejor? ¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de montarlo? ¿En qué casos es obligatorio tener un termómetro para acuario? A continuación responderemos a estas preguntas. Además, también te recomendamos que leas este artículo relacionado sobre la temperatura ideal para los peces tropicales de agua dulce.

Los mejores termómetros para acuarios

¿Es conveniente tener un termómetro en un acuario?

Dos gambas en una pecera

Un termómetro para acuario siempre es una buena idea, y no solo en casos de acuarios tropicales, que necesitan una temperatura más elevada, sino en todo tipo de acuarios. El termómetro, al permitir que monitorices la temperatura del agua, ayuda a ver si la temperatura va variando en diferentes horas del día, o incluso a identificar posibles problemas con la temperatura del agua que tengas que solucionar para que tus peces y tus plantas siempre tengan buena salud.

Y es que el ecosistema de un acuario es una cosa delicadísima, que necesita una temperatura estable para que no se vaya todo al garete. Los cambios de temperatura, por ejemplo, puedes hacer enfermar a tus peces, ya que cualquier cambio en el agua les supone una fuente importante de estrés. Por eso es vital contar con esta herramienta, para poder ir comprobando los datos varias veces al día (especialmente si has cambiado el agua del tanque o después de comer), de manera que en cualquier momento puedas conocer su situación.

Tipos de termómetro para acuarios

Entre los termómetros para acuarios existen distintas opciones, cada una con sus propios pros y contras, como veremos a continuación:

Interior

Los termómetros interiores, como su nombre indica, se colocan dentro del acuario, con lo que permiten una lectura muy precisa del agua. Además, si tienes un acuario muy grande, puedes usar varios a la vez para asegurarte que toda el agua tenga la misma temperatura. Acostumbran a ser bastante baratos y hay de diferentes tipos para que puedas escoger el que mejor se adapte a tus necesidades y a las de tu acuario, por ejemplo, con una ventosa, con pesos para que se hundan, flotadores…

Sin embargo, tienen algún inconveniente, como su fragilidad en caso de que sean de cristal, por lo que no son adecuados para acuarios con peces grandotes, o la dificultad de la lectura de la temperatura al no estar necesariamente pegados al cristal del acuario.

LCD

La pantalla LCD es la manera como muestran la temperatura este tipo de termómetros, también conocidos como digitales. Además de la pantalla, que va por fuera del acuario, toman la temperatura con una toma que se coloca dentro del agua, con lo que son una de las maneras más eficientes que encontraremos para ver la temperatura a la que está el agua.

Además, normalmente la pantalla es bastante grande y nos permite ver los números con un simple vistazo, con lo que aportan un plus de comodidad.

Digital

Los termómetros digitales son, sin duda, los más eficientes a la hora de controlar la temperatura del agua de nuestro acuario. La mayoría consisten en una pantalla que muestra la temperatura, que se coloca fuera del acuario, y un sensor que se coloca dentro (por eso son tan eficientes a la hora de medir la temperatura, ya que no los afecta la temperatura exterior). Otra opción muy interesante que incorporan algunos modelos es una alarma que avisa si la temperatura del agua sube o baja demasiado.

El único pero es que son los más caros de la lista, y que algunos tienen el cable del sensor algo corto, con lo que es recomendable fijarnos bien en las especificaciones antes de comprarlos.

De cristal

El más clásico de los clásicos: los termómetros de cristal permiten medir la temperatura del agua a la vieja usanza. Normalmente incorporan una ventosa o tienen forma de bastón para colgarlos del cristal y que conserven su forma vertical, lo que permite mirar de forma más fácil la temperatura. Además, son muy baratos.

Sin embargo, tienen un inconveniente importante, su fragilidad, con lo que no son una opción recomendable para acuarios con peces grandes o nerviosos. Por otro lado, acostumbran a tener unas cifras muy chiquitinas, con lo que pueden llegar a ser un poco difíciles de leer.

Con ventosa

Las ventosas son uno de los métodos principales para mantener los termómetros para acuarios en posición vertical. Acostumbran a ser modelos muy baratos de cristal, de plástico o que incluso consisten en una simple tira.

Aunque prácticas y ecológicas, las ventosas tienen un inconveniente bastante evidente, y es que se caen frecuentemente, lo que puede llegar a ser un rollo si tenemos que comprobar la temperatura en diferentes momentos del día.

Pegatina

Los termómetros con pegatina acostumbran a ser una sencilla tira adhesiva en los que se marca la temperatura del agua, pero que se ponen en el exterior. Como hemos dicho antes en el caso de los termómetros LCD, son muy baratos, pero, no obstante, son poco fiables y hay que tener cuidado si los colocamos al sol, porque pueden no dar la temperatura exacta a la que se encuentra el agua.

Finalmente, otra ventaja es en relación al funcionamiento de estos termómetros, ya que consisten en unas cifras grandes que van cambiando de color a medida que varía la temperatura del acuario (un poco como los anillos del humor). Al tener unas cifras grandes, son fáciles de leer.

Calentador de agua con termómetro incorporado

Finalmente, uno de los productos más interesantes que encontraremos en el mundo de los termómetros para acuarios son los calentadores con termómetro incorporado, que nos permiten matar dos pájaros de un tiro: calentar el agua (algo vital en peceras con peces tropicales) y medir la temperatura para que siempre esté como toca.

Un inconveniente que presentan, sin embargo, es que el termómetro puede no notar algún mal funcionamiento del calentador, ya que, al ser el mismo producto, si tiene una avería puede afectar tanto al calentador como al termómetro.

¿En qué casos tener un termómetro en el acuario es obligatorio?

Peces nadando junto a la grava

Ya hemos comentado anteriormente que tener un termómetro en nuestro acuario es casi obligatorio, pero se vuelve sensato del todo en los casos siguientes:

  • En los acuarios tropicales, al tener que calentar el agua y mantenerla entre 22 y 28 grados, un termómetro es compra obligada. Algunos modelos incluso tienen este rango de temperaturas sombreado, para que puedas ver a simple vista si la temperatura es la correcta o no.
  • Al cambiar el agua del acuario un termómetro también es una herramienta fundamental, ya que puede avisarnos de posibles fluctuaciones en el agua nueva. Los peces son terriblemente sensibles a los cambios de temperatura que pueda tener el agua, que son más propensos al llevar a cabo el cambio de agua.
  • Finalmente, un termómetro también va de maravilla para indicarte si el calentador de agua ha sufrido alguna avería de la que no te hayas dado cuenta. Por eso indicábamos que es buena idea tener calentador y termómetro separados, así tendrás la certeza de que los dos funcionan de manera independiente.

Cómo colocar correctamente un termómetro en el acuario para que sea fiable

Un termómetro flotante

La respuesta a este apartado dependerá muchísimo del tipo de termómetro que estemos usando, ya que cada uno tiene un funcionamiento diferente. Por ejemplo:

  • Los termómetros de pegatina acostumbran a ponerse fuera del acuario, por eso hay que tener especial cuidado y no ponerlos directamente al sol o cerca de una fuente de calor o de aire frío (como la calefacción o la salida de aire acondicionado).
  • Igualmente, estos termómetros son menos precisos en acuarios grandes, ya que al tener las paredes más gruesas pueden no indicar la temperatura correcta del agua.
  • Los termómetros interiores tienen que colocarse siempre encima de la gravilla del fondo de la pecera para poder ver la lectura con claridad (y correctamente, claro).
  • En el caso de un termómetro flotante, debe mantenerse sumergido para que pueda proporcionar una lectura correcta de la temperatura.
  • Si quieres asegurarte de que tu termómetro de ventosa no vaya a despegarse, o tienes peces gordotes que puedan moverlo fácilmente, añádele una segunda ventosa para asegurarlo.
  • Intenta siempre que el termómetro, sea cual sea su tipo, siempre esté alejado del calentador de agua del acuario, ya que este también puede afectar a la temperatura que registra.
  • En acuarios muy grandes, puedes tener varios termómetros esparcidos por el lugar para mantener la temperatura al nivel ideal y evitar que tengan lugar fluctuaciones.
  • Otra ventaja de tener dos termómetros en un mismo acuario es que te permite ver si uno de los dos falla y se ha producido un cambio de temperatura en el agua.
  • Finalmente, es importante que coloques el termómetro en un lugar que no moleste a los peces pero que a la vez te permita hacer una lectura con un solo golpe de vista.

No olvides echar un vistazo a las instrucciones de tu termómetro para asegurarte de la mejor manera de utilizarlo y sacarle todo el partido posible, ya que cada modelo es distinto.

Qué pasa si se rompe el termómetro de acuario

Un montón de peces rjos en un acuario

Antes, nuestras abuelas nos tomaban la temperatura con unos termómetros muy monos, llenos de un líquido plateado muy bonito pero tremendamente venenoso, el mercurio. Aunque actualmente es raro o incluso directamente está prohibido usar mercurio en la fabricación de termómetros, puede ser el método habitual en modelos especialmente viejos, con lo que es importante que te asegures de que el termómetro que vayas a utilizar no esté hecho de este material, ya que sino si se rompiera podría envenenar a tus peces y contaminar el agua.

Por suerte, los termómetros modernos no están hechos con mercurio, sino con otros elementos que también permiten hacer una lectura fiable de la temperatura, como alcohol teñido de rojo. En caso de que uno de estos termómetros se rompa, por suerte tus peces no se encontraran en peligro mortal, ya que el alcohol es inofensivo.

Pez nadando a trasluz en un acuario

Un termómetro para acuario es una compra obligada si queremos que la temperatura de nuestro acuario no sufra fluctuaciones y nuestros peces estén sanos y felices. Además, hay tantos tipos que difícilmente no encontraremos uno que no se adapte a nuestras necesidades y a las de nuestros peces. Dinos, ¿has probado alguno de estos tipos de termómetro? ¿Cuál prefieres? ¿Crees que nos hemos dejado algún consejo por dar?

Fuentes ThesprucepetsAquariadise


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.